4 enero, 2021

0

¿La era de los Herejes?

¿Cómo estás? Sí, te pregunto a ti pareciera que por modales siempre tenemos que contestar bien. Realmente cuando preguntamos ¿Cómo estás? Es porque nos importa saber el estado emocional de a quien le estamos preguntando o es un simple modal o pregunta de apertura de conversación sin sentido alguno.

Antes que sucediera todo lo que aconteció durante este 2020 me pareció escuchar interminablemente en un loop infinito aquella pregunta, como el resonar de las campanas, pareciera el catalizador de la vida, una broma de nuestro observador para saber si estamos vivos o muertos, presentes o ausentes. Qué sé yo, más que me da gusto que este loop se terminará. Quien lo inventó, olvidó dejar de apretar el botón de continuar, pero por fin despertó.

Y al despertar nuestro observador, despertamos quienes somos observados.

Vivimos muchos años ocupados para olvidarnos que podemos morir, inventándonos cosas, amistades, conocimientos y relaciones que acumular.

Reventó la burbuja, ¿realmente valió la pena todo lo que acumulamos?

Si te desafiará en 21 días a quedarte con sólo lo que le aportas y te aporta valor.

¿Por qué tener más? Más por mucho tiempo significó mejor.

Pero se nos olvidó que más también significa más que cuidar, más despacio que caminar, más dispersos, más preocupados, más olvidadizos de quienes somos, más perdidos en el querer sin saber que realmente deseamos.

Ahora recordamos que no es cuestión del valor de las cosas, conocimientos o relaciones humanas sino de su calidad, de su presencia y aporte a nosotros y viceversa.

Por mucho tiempo confundimos la innovación con el mejoramiento continuo y con la eficiencia.

Esa misma eficiencia nos dejó sin nada más que acortar, ya sea tiempo, desperdicio o movimiento.

Esa eficiencia nos llevó a la competencia.

Ahora reflexionando nos dimos cuenta de que la creatividad mata la competencia, la creatividad es infinita, la creatividad genera bienestar.

El innovador desafía el status quo, no defiende lo establecido ni piensa mejorarlo, el innovador quiere cambiar por completo el sistema por uno que genere mayor bienestar, uno que cambie las relaciones, recursos, roles, reglas y resultados de la mejor alternativa actual.

El innovador es un hereje que no cree en lo establecido, pero la diferencia entre el hereje y el anarquista es que él sabe que no tiene la solución o la verdad absoluta.

El hereje la construye con los demás, el hereje propone, el hereje no es el líder, el hereje pone en medio la causa no su liderazgo, el hereje es un facilitador, el hereje replica oportunidades, el hereje da el pan pero también desarrolla las habilidades de a quien desea beneficiar para que sea el mismo beneficiario quien replique con sus pares, los herejes son quienes inician los movimientos.

El hereje es simplemente un luchador social, alguien que tiene la voluntad, propósito y lo más importante es que es una persona que inspira a los demás.

Los luchadores sociales saben que una persona puede hacer una gran diferencia.

No importa que ahora no sepas el ¿Cómo?

Lo importante por ahora es que te pregunte el ¿Qué? y el ¿Cómo? Cuando estés preparado se aparecerá delante de tus ojos.

Entonces ¿Eres un hereje – Luchador social o sigues en el loop defendiendo lo establecido?

Si deseas o eres un luchador social súbete al ring en: https://linktr.ee/lucholalucha

@LuchoLaLucha

#HazLaLucha #PonteLaMáscara

 

Lucho

Vocero de Haz La Lucha

https://linktr.ee/lucholalucha

 

Reaccionar